Hace unos meses, escuchando uno de mis programas favoritos de radio, una persona describió la dieta BARF como la dieta Paleo para los perros, lo cual sacó una gran carcajada por mi parte y por la de mucha gente que lo estaba escuchando. Risas aparte, me parece una definición bastante acertada de lo que es la dieta BARF.

En este post veremos qué es una dieta BARF, qué significan exactamente las siglas que componen el nombre, qué animales se pueden beneficiar, algunos ejemplos concretos y, para finalizar, algunos consejos y conclusiones.

Qué es la dieta BARF

La palabra BARF viene del acrónimo inglés “Biologically Appropriate Raw Food”, lo que viene a ser una alimentación apropiada biológicamente basada en alimentos crudos. Si tenemos en cuenta que, como vimos en este artículo, la dieta Paleo se define como “un régimen alimenticio que consiste en ingerir aquellos alimentos para los cuales el ser humano está genéticamente adaptado”, la dieta BARF se podría definir como “un régimen alimenticio que consiste en ingerir aquellos alimentos para los cuales los animales están genéticamente adaptados.”

Así como las tribus ancestrales no desayunan bollería industrial, ni comen platos de pasta tras una buena carrera para recuperar energía, los animales no comen pienso cuando se encuentran en estado salvaje. Por lo tanto, podríamos decir que la definición de que la dieta BARF es como la dieta Paleo para los animales, es bastante acertada.

¿Y por qué una alimentación cruda? Pues porque los animales no pueden cocinarse su comida, por lo que su sistema se degenera más rápidamente si su comida está cocinada. No hay más que ver lo que los cuidadores de refugios o santuarios dan de comer a los animales que cuidan. 

También podemos observar en estos lugares que no todos los animales siguen la misma dieta BARF. A los primates les suelen dar mucha fruta para comer pero nadie se imagina un cocodrilo comiendo lo mismo que un mono. Y mucho menos nos podemos imaginar todos estos animales comiendo un pienso preparado para ellos. Entonces, ¿por qué es la comida por unanimidad en perros y gatos, o incluso en animales de granja como los cerdos?

De la misma manera que es ridículo pensar que el pienso es el mejor alimentos para los animales, también lo es el pensar que la misma dieta que le funciona a un perro le va a ir bien a un gato o a un periquito.  A continuación, veremos unos cuantos tipos de dieta, según el tipo de animal.

Dieta BARF en perros

Los perros son animales omnívoros, por lo que el rango de alimentos que pueden comer es muy amplio.  Sin embargo, eso no significa que puedan comer cualquier cosa. Aquellas personas que les dan pasteles a sus perros porque “les quieren mucho” no les están haciendo ningún favor. De hecho, esos animales suelen padecer obesidad, diabetes, y ceguera. 

El autor del libro “Give your dog a bone” (Dale a tu perro un hueso) se dio cuenta de que había una correlación entre los almidones de los cereales y las enfermedades degenerativas. Si queréis leer su opinión y consejos, podéis hacerlo aquí. 

Dicho esto, los mejores alimentos son aquellos que los perros puedan encontrar en estado salvaje. Aunque algunos de estos alimentos son muy obvios, hay otros que no lo son tanto y nos pueden sorprender. Veamoslos con un poco más de profundidad: 

  • Huesos. Los perros se han alimentado de los huesos de otros animales durante miles de años, proporcionándoles nutrientes y minerales para estar fuertes y sanos. 
  • Carne. La carne es una proteína de alta calidad para nuestros perros. Puede estar adherida, o no, a los huesos, y es una fuente de aminoácidos esenciales, tal y como vimos en el post de los macronutrientes LINK.
  • Vísceras. Así como los seres humanos necesitamos alimentarnos de órganos de otros animales, nuestros perros también se benefician del consumo de los mismos. Debido al alto contenido de nutrientes, son muy necesarias durante la etapa de crecimiento de los cachorros.
  • Verduras de hoja verde. Esto puede resultarle raro a las personas que piensan que los perros son carnívoros por naturaleza pero, como ya hemos dicho antes, en realidad son omnívoros. La razón por la que las verduras de hoja verde son beneficiosas para nuestros perros es por su alto contenido en nutrientes, así como en antioxidantes, fibra y Omega 3.
  • Fruta. Quizá el alimentos más raro de todos los que un perro puede comer. La fruta es rica en agua, fibra y azúcares. Recuerdo que, en verano, mi perro no paraba de pedir sandía para combatir el calor. Simplemente le encantaba.

Si queréis leer más información, podéis encontrarla en el siguiente enlace.

Dieta BARF en gatos

Los gatos son animales fascinantes. Para empezar, son animales carnívoros, a diferencia de los perros que son omnívoros. Esto significa que nuestros gatos únicamente deberían alimentarse de aquellos animales que cazaran estando en estado salvaje. Si ves un gato comiendo hierba, lo que está haciendo en realidad es purgarse. Los gatos están adaptados para obtener su energía única y exclusivamente de la proteína y la grasa.

La segunda razón por la que los gatos son fascinantes tiene que ver con el agua. ¿Alguna vez os habéis preguntado por qué los gatos beben tan poca agua? La razón es que sacian su sed mediante sus alimentos, ya que aproximadamente el 70% de las presas es agua. Sin embargo, les hacemos un flaco favor a nuestros peludos si les damos pienso seco, con un escaso 10% de agua.  Debido a que no está en la naturaleza del gato el beber mucha agua, si no la obtienen de su comida, estamos exponiendo a nuestro gato a una insuficiencia renal.

Los gatos, además, tienen unos dientes que están diseñados para desgarrar la carne de sus presas. Cuando comen el pienso seco, sus dientes no pueden triturarlos bien y muchas veces acaban tragándoselos enteros. Además, la mayoría de los piensos en grano que se venden para gatos contienen cereales, frutas y verduras. Si los gatos son seres carnívoros, ¿por qués darles alimentos que van contra su naturaleza?

Beneficios de la dieta BARF

Nuestros amigos los animales se pueden beneficiar muchísimo si les damos los alimentos para los cuales están plenamente adaptados. Algunos de estos beneficios son los siguientes:

  • Mejora el sistema inmune. Dando los alimentos adecuados, nuestras mascotas mejoran su salud al obtener todos los nutrientes necesarios, fortaleciendo, por tanto, sus sistema inmune.
  • Piel y pelaje más sanos. Dicen los expertos en esta dieta que es el primer signo de mejora en el animal. Un pelaje brillante es signo de que el animal está sano. Además, todos los problemas de urticarias, eccemas, etc. que pudieran tener, desaparecen. 
  • Mejora en los dientes y el aliento. La frase “tener aliento de perro” siempre se dice cuando a alguien le huele muy mal la boca. Sin embargo, esto no debería ser así ya que las bocas de los animales son muy antisépticas y, llevando la dieta adecuada, la formación de sarro es prácticamente inexistente. La acumulación de bacterias en la boca es lo que ocasiona ese mal olor. 
  • Minimiza las enfermedades degenerativas. Al optimizar la salud general del animal, las enfermedades degenerativas se minimizan de tal manera que dejan de ser un problema. Asimismo, si el animal no padecía ninguna antes de comenzar la dieta BARF, es más difícil que desarrolle alguna. 

Conclusiones y consejos

La dieta BARF es, en mi opinión, la dieta adecuada para nuestras mascotas por la simple razón de que es la dieta para la que están adaptados. Sin embargo, uno de los errores más comunes que solemos cometer a la hora de alimentarlos con comida cruda es darla directamente de la nevera. 

El frigorífico conserva muy bien los alimentos en frío, pero esa no es la temperatura real a la que un perro o un gato se comería la carne del animal que han cazado. Por eso, se aconseja dar los alimentos a temperatura ambiente, ya sea dejándolos fuera de la nevera un rato para que se atemperen, o bien metiéndolos en una bolsa y un bol de agua templada. De esta forma, daremos algo de calor a su comida, sin cocinarla, y haciéndola más apetecible y fácil de digerir.

Y, para concluir, dejadme que os ponga un caso específico. Personalmente, no soy muy amiga de tener animales enjaulados en casa pero unos parientes cercanos tienen un lorito precioso. Estos últimos años, el loro se arrancaba las plumas, ya no hablaba y tenía pinta de estar muy enfermo. La recomendación del veterinaria fue tajante: dejar de alimentar al loro con pipas exclusivamente y darle alimentos que comería de estar en la jungla tropical. 

Ahora el loro se alimenta, sobre todo, de fruta fresca y no podría estar mejor. No solamente ha dejado de arrancarse plumas, sino que éstas brillan. También está mucho más sociable e, incluso, pide fruta si ve a alguien comiéndola a su lado. 

Si tenéis algún peludo en casa, no dudéis en darle la mejor alimentación para él. Vuestra mascota os lo agradecerá.