Categoría: Receta

Comparativa de desayuno (Parte III)

Recuerdo que, cuando tenía 3 años, a la hora del recreo nos daban un vaso de leche para almorzar. A mí no me gustaba la leche y todos los días montaba un circo en el colegio por ello. A la maestra, en ese momento, se le ocurrió que sería buena idea añadirle cacao en polvo para ver si así me la tomaba. Mi madre, dispuesta a probar cualquier cosa para que yo comiera más alimentos, compró un bote de Cola Cao y lo llevó al día siguiente para que se le añadiera a mi vasito de leche. Evidentemente, aquel vasito marrón, lleno de cacao y azúcar, me encantó. La hora del almuerzo dejó de ser un drama y muchos compañeros de clase empezaron a pedir su leche con el preciado cacao. Y ya en casa, pasó a ser mi desayuno (y muchas veces mi cena) durante muchísimos años.

Ahora echo la vista atrás y me doy cuenta de que mi cuerpo, desde bien pequeña, era muy sabio. Mi tolerancia a los lácteos es más bien escasa y, sin embargo, ha sido al comenzar mi vida paleo cuando me he dado cuenta de ello. Cuando vivía con mis padres, todos los días tomaba un par de vasos de leche, ya fuera con cacao en polvo o café. Como mi comida favorita era (y sigue siendo) el queso, prácticamente todas las noches tomaba alguna cuña, o me hacía un bocadillo de queso para merendar, o pedía una loncha en mi pechuga de pollo o mi filete de carne… Vamos, que me atiborraba de lácteos todas las semanas. 

Sigue leyendo

Comparativa de desayuno (Parte II)

Llevaba tiempo queriendo hacer una comparación utilizando los típicos cereales de la mañana y su alternativa saludable. Tras mucho darle vueltas, caí en la cuenta de que llevo un tiempo desayunando algo que, perfectamente, podría ser su sustituto. Se trata del kéfir de leche con granola casera.

A pesar de que la dieta paleo no contempla los lácteos, con el kéfir se hace una excepción por varios motivos: el primero es que es un lácteo fermentado que se alimenta de la lactosa de la leche. Esto hace que gente intolerante a los lácteos pueda tomar kéfir. Por este motivo, ya existen helados de kéfir para que los intolerantes puedan disfrutar de los helados en verano. En segundo lugar, el kéfir es un probiótico, lo que significa que mejora nuestra microbiota, mejora nuestra digestión y disminuye el estreñimiento. Además, es ideal si salimos de enfermedades que han requerido del uso de antibióticos, ya que ayuda a regenerar la flora intestinal.

Hecha esta aclaración, pasemos a analizar los distintos desayunos.

Sigue leyendo

Comparativa de desayuno paleo vs tradicional (Parte I)

Hoy doy comienzo a la lista de artículos comparando desayunos tradicionales con desayunos paleo, posibles alternativas más saludables que siguen la filosofía Paleo.

En esta ocasión, y como la mayoría estamos (o estábamos) acostumbrados a desayunos de carácter dulce, vamos a comparar unas tostadas con mantequilla y mermelada con una sorprendente (pero muy sabrosa) tortilla de plátano y canela. Para realizar esta comparativa, me voy a poner como ejemplo narrando cómo fue mi lenta transición a un desayuno sin gluten ni azúcar.

Sigue leyendo

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén & Aviso legal& Política cookies & Política de privacidad